11-25-2020 3:06:45 PM PST

DOLOR DE RODILLA

Medicamentos

El médico te podría recetar algunos medicamentos para aliviar el dolor y para tratar enfermedades preexistentes, como la artritis reumatoide o la gota.

Terapia

Fortalecer los músculos alrededor de la rodilla hará que esta sea más estable. El médico puede recomendarte fisioterapia o distintos tipos de ejercicios de fortalecimiento según la afección específica que esté causándote dolor.

Si eres físicamente activo o practicas un deporte, es posible que necesites ejercicios para corregir los patrones de movimiento que pueden estar afectándote las rodillas y establecer una buena técnica durante el deporte o la actividad. Además, son importantes los ejercicios para mejorar la flexibilidad y el equilibrio.

Los soportes para el arco, que a veces traen una plataforma de un lado del talón, pueden ayudar a reducir la presión ejercida sobre el lado de la rodilla más afectado por la artrosis. Para determinadas afecciones, se pueden usar diferentes tipos de dispositivos de inmovilización para ayudar a proteger y sostener la articulación de la rodilla.

Inyecciones

En algunos casos, el médico podría sugerirte que te inyectes medicamentos u otras sustancias directamente en la articulación. Por ejemplo:

  • Corticoesteroides. Inyectarte un medicamento corticosteroide en la rodilla puede ayudar a reducir los síntomas de un brote de artritis y a aliviar el dolor por unos meses. Sin embargo, estas inyecciones no son efectivas en todos los casos.
  • Ácido hialurónico. El ácido hialurónico, un líquido espeso similar al que lubrica las rodillas naturalmente, se puede inyectar en la rodilla para mejorar la movilidad y aliviar el dolor. Si bien los estudios han arrojado diversos resultados acerca de la efectividad de este tratamiento, el alivio que proporciona una inyección o una serie de inyecciones puede llegar a durar hasta seis meses.
  • Plasma rico en plaquetas (PRP). El plasma rico en plaquetas contiene una concentración de muchos factores de crecimiento que reducen la inflamación y favorecen la cicatrización. Este tipo de inyecciones suele funcionar mejor en las personas cuyo dolor de rodilla se debe a desgarros, esguinces o lesiones en los tendones.

 


0 Comments